November 10, 2007

Presidente Constitucional

Paralelamente a la Cumbre Iberoamericana, organizaciones de izquierda organizan un evento llamado Cumbre de los Pueblos.

No pude evitar reirme con este comentario:

En una crítica al modelo que impera en Chile, señalaron que “en este país, las empresas transnacionales activaron la maquinaria militar y financiera del imperio para derrocar al Presidente Constitucional Salvador Allende”, dando paso a un sistema donde “los poderes fácticos y el gran capital han pasado a controlar la política, los medios de comunicación y la institucionalidad”.

Allende](/assets/fotoallendezr4.jpg)

Ahora ya no es presidente solamente. Sino que es necesario recalcar que es un presidente “constitucional”. Veremos que relación tuvo Allende con la Constitución:

El diputado Orrego afirmó también que el Presidente Salvador Allende no estaba respetando el Estatuto de Garantías Democráticas que había hecho posible su elección. Este listado de derechos individuales había sido incorporado a la Constitución en 1970 como condición para que la Democracia Cristiana lo eligiera con sus votos como presidente, pues el candidato socialista sólo había obtenido el 36.2% del voto popular y, por lo tanto, el Congreso podía elegir a la primera magistratura a cualesquiera de las dos primeras mayorías relativas. Más tarde, Allende reconocería que él firmó este Estatuto sólo como una maniobra “táctica” (Regis Debray, The Chilean Revolution: Conversations with Allende, 1971).

Luego, veamos que dijo la cámara de diputados en esa época sobre Allende y la constitución:

El Acuerdo, aprobado por casi dos tercios de los diputados (63.3%), acusaba al gobierno del Presidente Allende de veinte violaciones concretas a la Constitución y las leyes, entre las cuales destacaban amparar grupos armados, torturar, detener personas ilegalmente, amordazar la prensa, manipular la educación, limitar la posibilidad de salir del país, confiscar la propiedad privada, formar organismos sediciosos, violar las atribuciones del Poder judicial, el Congreso y la Contraloría, y todo ello de manera sistemática y con el fin de instaurar en Chile “un sistema totalitario”, es decir, una dictadura comunista.

Aparte de salir electo gracias a un acuerdo “especial” que no respetó, y de limpiarse el trasero con ella, no hay otra relación entre el presidente Allende y la Constitución. Asi como no hay relación alguna entre la extrema izquierda Chilena, incluyendo al PC, una sección del PS, Lautaristas, gente del Frente con un Chile democrático. Cualquier comentario que ellos reciben en este sentido se confronta utilizando a Pinochet. Los crímenes del gobierno militar se han usado para canonizar a la extrema izquierda Chilena, e incluso hacer caso omiso cuando se llenan la boca hablando de democracia.

Estoy hasta los huevos de escuchar a incongruentes izquierdistas hablar de democracia, llevar a ese dictador a ser una figura con estatua EN LA PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN!!, con una plaza llevando su nombre en cada ciudad Europea y llamando a sus cobardes héroes (asaltantes de bancos, y asesinos) “prisioneros políticos”, los cuales son defendidos y protegidos por el cobarde gobierno que nuestro país tiene ahora, con una incongruencia ideológica sin límites.

Hoy hasta los textos escolares de mi país estan manipulados para convencer al mundo de que este tipo es un ejemplo. Por supuesto jamás se le va a mostrar sus violaciones a la constitución, las acusaciones de racismo y antisemitismo que se le imputan.

No, no me saquen a Pinochet en los comentarios, que Pinochet también me dejó hasta los huevos. Y utilizar A para defender B, lo indefendible, también.